Sudores

Oigo los sables de tu voz
cortar mis pensamientos
Fuera de mí
llego a tocarte
en los haces de luz
donde mi corta infancia
se escucha en campanadas largas
y en el sudor de los cristales vuelve
salta en mi dedos y se posa
estremecida en la puerta de tus labios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *