El peso animal de la mujer

Dejas las gotas de tus pies
en las alfombras
Oigo pasos en el techo
Presiento el nerviosismo
que embobinan los deseos
Oigo el estambre de tu voz
acurrucado en el silencio
el filo de los dientes
queriéndolo romper de miedo
Te aproximas
Tienes la forma líquida del aire
el peso animal de la mujer
que salta de la humildad
al surtidor en celo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *