Delicatessen

A golpe de tu aroma giré sobre el talón
y te eché el ojo.

la tarea me di de sopesarte,
mis índices golosos se afanan en tu pulpa
y me comienza a hacer
agua la boca.

Ya sitiado en mi cerco de grimorio
no sé si macerar o en crudo escabecharte.
Quizás a lento fuego desataría tus jugos
con mar de sal y guerras de pimienta.

Te doy tiempo, paciente me reservo
para saber el punto de tu carne
y montarteagridulce en rojos frutos
perfumados de hinojo y cardamomo.

Ya dispuse los linos y las velas
nos aguardan los vinos madurados
domeñadas pasiones me desbordan.

Llegó el momento al fin
de hincarte el diente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *