A quien sepa el nombre de ella

Traducción de Marta Spagnuolo

Ocúpame con tus senos y su álgebra frenética,
con la brevedad del abismo que cultivas en la mirada.
Del cuarto piso del basural de las almas cansadas,
una ventana desagota la inquietud de nuestro pacto.
No me digas tu nombre, ciudad, papiro o mar.
Jamás sabría cómo recobrarte en medio de todo
lo que pierdo en el transporte de enigmas luminosos.
Redacto un atropello de caos, cuando me reanimas:
Las ciudades no se ponen fuera de sí. Yerran en lo que son
y se repiten hasta que el error desiste de ellas y se va.
¿Codiciarías en el otro lo que se oculta en tu ser?
Me burlo de mí mientras las imágenes se estrechan.
Tus pezones desamparan mi deseo, una sobra
de gozos antes que todo se repita y sea nada.

A quem soubesse o nome dela

Ocupa-me com teus seios e sua álgebra frenética,
com a brevidade do abismo que cultivas no olhar.
Do quarto piso do aterro das almas cansadas,
uma janela deságua a inquietude de nosso pacto.
Não me digas o teu nome, cidade, papiro ou mar.
Jamais saberia como reaver-te em meio a tudo
que perco no transporte de enigmas luminosos.
Redijo um atropelo de caos, quando me reanimas:
as cidades não caem fora de si. Erram no que são
e se repetem, até que o erro desista delas e se vá.
Cobiçarias no outro o que se oculta em teu ser?
Caçôo de mim enquanto as imagens se estreitam.
Teus mamilos desamparam meu desejo, uma sobra
de gozos antes que tudo se repita e seja nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *