A lesbia la cautivaba la güíjola

Los poemas de Con Catulo de Rodilla son un paseo intenso a lo largo y ancho de las virtudes erógenas de Clodia, esa matrona impúdica, que el falso impúdico de Catulo bautizó como Lesbia. Su autor, Joséantonio Suárez, invoca a las deidades del fuego y el juego para dar su versión de los hechos:

El pajarito consentido al que tanto canturreaba Lesbia / es el pájaro mío aunque Cayo Valerio Catulo / ni se hubiera sospechado un asomo tal

Ese pajarito lindo se lo puse a la divina Lesbia / entre los senos y se lo puse en el cuello / y antes de ponérselo en todita su natura / se lo puse en la boca / para que cantara desde ahí sus tiernos trinos

La tal Clodia-Lesbia no nada más era muy hermosa y convenenciera, sino que a la par le gustaba dar picones a los hombres, condición que exacerbó contra el sentimental vate romano. Lo que Suárez ha hecho con la composición de sus versos es justamente lo contrario: jugar con ella, utilizar y gozar de sus favores, para al final dejarla plantada, tratándose de algo más que no fuera el puro agasajo. Pero, sobre todo, Con Catulo de RodillaSuárez brinca las trancas del lugar común, se deja ir por encima de si un asunto es erótico o pornográfico.

Ella abría las piernas / Subía las piernas / Encaramaba las piernas / Trepaba las piernas / Abrasaba a pierna suelta / Y perdía la compostura / con el brutal vacilón que me obsequiaba / en medio de aquel par de feroces piernas altivas

Ahora se pueda deducir que / a Lesbia le fascinaba la tolonga y punto / a Lesbia la hechizaba la piloma y punto / a Lesbia la volvía loca la pinga y punto / a Lesbia la cautivaba la güíjola y punto
Lesbia se regocijaba con la reata y punto / Lesbia le llamaba a mi pichola el pajarito y punto / Lesbia quería que el amor fuera ser cubierta por mi pájaro / y punto

Este libro, publicado en su primera edición por La Cartonera en 2008, y por La Ratona Cartonera en 2010 (dos editoriales que desde Cuernavaca se han sumado al mundo de la edición cartonera, que ya tiene resonancias en buena parte del planeta), es un gesto explícito de que a los clásicos hay que estarlos reviviendo de cualquier manera posible, vertiéndolos, dialogando con ellos a través del tiempo y en abierto reto a las muy variadas y cambiantes manifestaciones de la Inquisición.

www.laratonacartonera.blogspot.com
www.edicioneslacartonera.blogspot.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *